lunes, 21 de noviembre de 2016

Festival Internacional de ballet en La Habana



Del 28 de octubre al 6 de noviembre de 2016 se ha celebrado la 25 edición del Festival Internacional de Ballet de la Habana “Alicia Alonso”. La capital cubana ha recibido con los brazos abiertos a los bailarines, coreógrafos, compañías de ballet y balletómanos de más de dieciséis países, los cuales, durante estos días, han disfrutado de este macro-evento, uno de los más antiguos y notorios del panorama danzario mundial.

  Tras varios años en proceso de reparación, parte de las representaciones han podido regresar a la que fue su sede principal, el Gran Teatro de la Habana “Alicia Alonso”(antiguo Teatro García Lorca). La edificación data de 1838. Entre 2013 y 2015 sufrió una muy completa restauración y sus puertas fueron reabiertas el 1º de enero de 2016.

Otras sedes del Festival fueron el  Teatro Nacional  (Sala Avellaneda y Sala Covarrubias). Y el Teatro Mella.
 Primeras figuras del Ballet Nacional de Cuba reconocidas mundialmente como  Viengsay Valdés, Anette Delgado, Sadaise Arencibia, Grettel  Morejón, Dani Hernandez… protagonizaron algunas de las grandes producciones del repertorio clásico (El Lago de los Cisnes, Giselle, Don Quijote, Las Sílfides, La Fille mal Gardee…)  en algunas ocasiones compartiendo los roles principales con bailarines de otros países.

  Asimismo han participado varias compañías de Estados Unidos y Canadá: Martha Graham Dance Company, Ballet West, Ballet Hispánico de New York, Les Grands Ballets Canadiens  y una nutrida representación de bailarines y coreógrafos de la  Opera de París (su directora Aurelie Dupont), Washington Ballet, Nothern Ballet, Ballet Nacional de Mongolia, Arts Ballet Theatre of Florida, Ballet Nacional de Uruguay, Dutch National Ballet…

  Es muy loable el enorme esfuerzo organizativo y económico que representa un evento de estas características. Diez intensos días de funciones tarde y noche, en diversos teatros a la vez, con programaciones diferentes y  distintos elencos. Todo un reto para estos profesionales amantes de la danza que, cada dos años, ponen a prueba su capacidad de trabajo en equipo y que tras esa “maratón” alcanzan con creces el ansiado éxito final.
  Resultaría muy extenso comentar y analizar todas y cada una de las representaciones que se han llevado a cabo en el Festival, una selección de las piezas indispensables ayudará a hacerse una idea de la magnitud y calidad del mismo.

Dia 29 de octubre, Teatro de la Habana “Alicia Alonso 
Tarantela, coreografía de George Balanchine,  música de Louis Moreau Gottschalk.
Ashley Bouder y Joaquín de Luz( New york City Ballet)
La música chispeante y alegre de aire italiano y la tan particular coreografía rápida y brillante dan pie a sus ejecutores para demostrar todo su virtuosismo,¡ un placer para los sentidos!
Ashley Bouder y Joaquín de Luz ( Foto: Cristina Ribé)


Dia 29 de octubre, Sala Covarrubias (Teatro Nacional).

 Compañía Dance Americana, director y coreógrafo Justin Peck. (USA)
Las piezas neoclásicas  presentadas por esta compañía (Increases, Furiant, Year of our Lord, Rodeo:four dance episodes)  son realmente excepcionales. Conjugan dinamismo, frescura y viveza con una gran elegancia y una muy buena técnica clásica de los bailarines. De corta duración, mantienen en vilo a la audiencia y ésta abandona la sala con fuertes deseos de repetir…
Bailarines: Sara Mearns, Amar Ramasar, Craig Hall, Taylor Stanley, Daniel Applebaum, Indiana Woodward, Andrew Scordato, Brittany Pollack y Emilie Gerrity.

Dia 30 de octubre, Teatro Mella.

 Martha Graham Dance Company , directora artistic Janet Eilber  (New York).
Fieles al legado de su  creadora presentaron:
-Dark Meadow: coreografía de  Martha Graham. Al bailar aparecen recuerdos olvidados y la sensación de haber estado en todas las cosas … “ he sido alguna vez un niño y una niña, un arbusto, un pájaro y un pez mudo en el mar” Empedocles.
Ballet estrenado el 23 de enero de 1946 en el Teatro Plymouth de New York.
-Errand into the Maze: coreografía de  Martha Graham.  En la oscuridad del laberinto, el corazón del errante se enfrenta y triunfa sobre el miedo.
-Woodland: coreografía  de Pontus Lidberg. El creador se inspira en la música de Irving Fine para plasmar imágenes de los bosques, la luz de la luna y de criaturas errantes. Esta pieza fue estrenada en abril de 2016 en el  New York City Center, (NY).
- Lamentation Variations: coreografía de Bulareyaung Pagarlava, Richard Move y Larry Keigwin. Obra estrenada el 11 de septiembre de 2007 en el Teatro Joyce de New York para conmemorar la tragedia ocurrida en las torres gemelas en la misma fecha del 2001. Se basa en el solo Lamentation  de Martha Graham recogido en una película de la década de los cuarenta del pasado siglo. Los coreógrafos fueron invitados uno a uno a crear sobre un estudio de los movimientos recogidos en la película de la genial coreógrafa, para la actual Martha Grahan Dance Company.
- Diversion of Angels. coreografía de Martha Graham. Ella describió en una ocasión esta pieza como tres aspectos del amor: la pareja de blanco representa el amor maduro en perfecto equilibrio; la roja el amor erótico y emocional; y la amarilla el amor adolescente, alocado y desenfadado. La danza no sigue historia alguna, la acción se lleva a cabo en un jardín imaginario que el amor crea por sí mismo.
Obra estrenada el 13 de agosto de 1948 en el Auditorio Palmer  de New London.

Dark Meadow (Foto: Josep Guindo)


Dia 31 de octubre, Sala Avellaneda (Teatro Nacional)

El Lago de los Cisnes
Coreografía Alicia Alonso, sobre la original de Marius Petipa y Lev Ivánov
Música Piotr IIich Chaikovski
En la versión de esta obra, una de las más famosas del repertorio tradicional, Alicia Alonso sintetiza la estructura argumental en tres actos y un epílogo.
De acuerdo con la estética del romanticismo, su argumento es una historia fantástica que incluye prodigiosas transformaciones, encantamientos y monstruos malignos, pero el amor aparece como una fuerza triunfante sobre los más terribles poderes. El Lago de los Cisnes es una de las obras maestras de la historia de la danza teatral, que perdura como ejemplo excepcional del estilo, la técnica y los modos expresivos de la danza de toda una época.
A pesar de su juventud, Grettel Morejón (Odile-Odette) y Rafael Quenedit (Príncipe Siegfried) realizan un muy buen trabajo de técnica clásica e interpretación.
Grettel Morejón y Rafael Quenedit (Foto: J. Guindo)


Dia 1 de noviembre, Sala Covarrubias (Teatro Nacional)

Las Llamas de París
Interpretado por Michaela de Prince (Dutch Royal Ballet) y FranÇois Llorente (Ballet Nacional de Cuba)
En este Pas de Deux,  Michaela  desarrolló una gran expresividad y demostró su gran virtuosismo con una técnica depurada y exacta. El partenaire, a pesar de su juventud, estuvo a la altura con una gran actuación, mostrando su potencial de salto y técnica depurada.

Dia 2 de noviembre, Gran Teatro de la Habana “Alicia Alonso”

Giselle
Coreografía Alicia Alonso, Música Adolph Adam
Intérpretes: Giselle Anette Delgado,  Albreght  Dani Hernández
Dentro del repertorio del Ballet Nacional de Cuba, Giselle  tiene una importancia significativa no sólo en lo que concierne a su propia historia, sino también porque con esta obra y con Alicia Alonso, su excepcional intérprete, Cuba trasciende por primera vez en el ámbito internacional de la danza.
Magnífica interpretación de ambos protagonistas y de toda la compañía.

Dia 2 de noviembre, Sala Covarrubias (Teatro Nacional)

Cumbres Borrascosas
Coreografía David Nixon, Música Claude-Michel Schöngberg
Basado en la novela homónima, narra la trágica historia de amor entre Caterine Earnshow y su amigo del alma, el atormentado Heathcliff. Un amor que continuará más allá de la muerte.
El Pas de deus,dramático y lleno de fuerza nos transmite claramente la lucha interna de ambos amantes, los principios irreconciliables de la fuerza y la calma terminan por armonizar.
Lucía Solari y Javier Torres ( Nothern Ballet), absolutamente fantásticos.

Dia 5 de noviembre, Sala Avellaneda (Teatro Nacional).

Don Quijote
Coreografía Alicia Alonso,sobre la original deMarius Petipa  y la versión de Alexander Gorski. Música Ludwig Minkus
El Ballet tuvo su estreno el26 de diciembre de1869 en el Teatro Bolchoi  de Moscú, inspirado en un episodio de la famosa novela de Miguel de Cervantes y Saavedra. La versión cubana se presentó por primera vez el 6 de julio de 1988 en el Gran Teatro de la Habana,aunque desde 1950 el Ballet Nacional de Cuba incorporó a su repertorio el Grand Pas de Deux del tercer acto,.Por ser un ballet profundamente vinculado a la cultura nacional cubana, Alicia Alonso dirigió un cuidadoso trabajo alrededor de la legitimidad de las referencias folklóricas en el aspecto coreográfico, sobretodo persiguiendo la dignificación y el respeto al personaje de Don Quijote, icono del idioma castellano y de la cultura de raíz hispánica.
Intérpretes: Kitri  María Kochetkova ( American Ballet Theatre y Ballet de San Francisco, USA)
                      Basilio Joel Carreño (Ballet Nacional de Noruega)
A pesar de ser la primera vez que bailaban juntos, ambos se presentaron al público totalmente compenetrados, la química entre ambos resultaba evidente desde las butacas. Como dos grandes bailarines consagrados que son, ofrecieron al público todo lo mejor, su extraordinaria técnica clásica y fantásticas dotes interpretativas.

 
María Kochetkova y Joel Carreño (Foto J. Guindo)
Dia 5 de noviembre, Gran Teatro de la Habana.

Diana y Acteón
Coreografía  Alicia Alonso  sobre la original de A. Vagánova
Música Ricardo Drigo
Intérpretes: Viengsay Valdés (Ballet de Cuba) y Osiel Gouneo (Ballet de Munich)
Pieza que muestra la rivalidad, en las artes de la caza, de estos famosos personajes mitológicos. Pasos de gran elevación y de cierto cuño acrobático se alternan con momentos melódicos de gran sensibilidad y ternura.
Viengsay y Osiel, absolutamente compenetrados, brillaron en una actuación única.

Dia 6 de noviembre, Gran Teatro de la Habana
Gala de Clausura
Rubies(Pas de deux)
Coreografía: George Balanchine , Música Igor Stravinski
 Intérpretes: Beckanne Sisk y Christopher Ruud ( Ballet West)
La fuerza de los rubíes ataca los sentidos y hace que la sangre los golpee, así, de forma audaz nos traslada a una salvaje América de los años 20 del pasado siglo. Rubíes es una emocionante carrera sin aliento desarrollada por los bailarines de una manera exquisita y perfecta.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Final
Un encuentro entre profesionales pertenecientes a todos los ámbitos que poseen un denominador común, la Danza, una gran ocasión a abrir las puertas al cambio de impresiones, a compartir experiencias y, que duda cabe, a aprender y abrir nuestras mentes a nuevos horizontes.
Muchas gracias al Festival  Internacional de Ballet de la Habana por darnos la magnífica oportunidad de convertir la danza en un placer universal.


Cristina Ribé

 



sábado, 29 de octubre de 2016

HET Junior Company en el Teatre Auditori de Sant Cugat

Embers de Ernst Meisner. Foto: Michel Schnater

Los jóvenes del HET National Ballet, con sede en Amsterdam, visitaron el Teatre Auditori de Sant Cugat y nos ofrecieron un programa atractivo y variado con el que mostrar todo su talento y gran potencial. Un amplio registro con trabajos de coreógrafos holandeses consagrados, incluyendo una pieza del murciano Juanjo Arqués, coreógrafo asociado a la compañía madre, de la que fue bailarín.

Carolina Masjuan

Habiendo publicado ya en dos ocasiones sobre la compañía titular, Giselle y Trasanlantic, la verdad es que teníamos muchas ganas de conocer el trabajo de los trece bailarines que componen la formación joven. El HET, o DUTCH, Ballet, dirigido por Ted Brandsen y Ernst Meisner, es el ballet titular de Holanda y se ha ganado un lugar entre los primeros puestos del ranking de compañías clásicas (incluye los grandes ballets clásicos en su repertorio) a nivel mundial, por ello no dudábamos que la compañía joven nos permitiría disfrutar de una buena velada de danza, como así fue.

Het Junior Company. Ballet 101.
Hay que agradecer a Sant Cugat su constante apuesta por la danza,con compañías de calidad y programas atractivos.

La HET Junior Company se nos presenta con proyecciones de los jóvenes bailarines trabajando en las salas de clases y ensayos y, asimismo, para dar paso a cada una de las piezas que componen el programa, uno de los bailarines se presenta y en su idioma madre, con subtítulos en inglés, nos explica como se hizo bailarín y nos habla de sus sentimientos e inquietudes. Es muy didáctico y nos hace a estos jóvenes doblemente simpáticos, a la par que nos permite conocerles mejor y apreciar también mejor su danza en escena.

Para empezar, el paso a tres del Corsario. Medora muy buena técnica, con mucho equilibrio en los pasés, piruetas triples y fouetés seguros, rápida en los giros y muy expresiva. Conrad contundende en su expresión y espectacular en sus variaciones. Alí no tuvo un buen comienzo y se nos reveló algo inseguro con algún que otro fallo, no obstante se adivinada al bailarín elegante y muy sólido en los portés que había en él, como se pudo descubrir en alguna otra de las piezas en las que intervino posteriormente.

Trois Gnossiennes de Hans van Manen.
Siguió el solo masculino Ballet 101. Una pieza de Eric Gauthier creada en base a 101 posiciones básicas del ballet clásico. Estas posiciones se las va dictando al bailarín una voz en off que le exige gran destreza y rapidez. Magnífico el joven intérprete y original el final cuando, tras ocho minutos intensos de exigencia corporal máxima, se apagan las luces para descubrir, al volver a encenderse, el cuerpo desarticulado y roto por el esfuerzo. Gran y merecida ovación.

Embers es un duo creado por el coordinador artístico del HET Ballet, Ernst Meisner, para la noche de los museos y estrenado en el Hermitage de Amsterdam. Delicado y sensible paso a dos de cuatro minutos para una pareja sumamente compenetrada en una hermosa danza bajo la música de Max Richter.

Blink cerraba el primer acto. Pieza para cinco bailarines de Juanjo Arqués, también con música de Max Richter sobre La Primavera de Las Cuatro Estaciones de Vivaldi

Juanjo Arqués con los bailarines en los ensayos de Blink.
Foto: Michel Schnater
Teníamos muchas ganas de descubrirla ya que Juanjo es conocido nuestro por haber visto varias de sus coreografías en galas en su tierra natal, Murcia, y este verano bailando en Ibstage. Juanjo Arqués fue bailarín en el English National Ballet y en el HET National Ballet para dedicarse ahora totalmente a la coreografía, disciplina por la que ha sido reconocido en varias ocasiones y por la que ha demostrado mucho talento. 

Blink es una pieza fresca, divertida, energética y vital, sumamente adecuada para un elenco joven. Fantástico cierre de primer acto, que mereció una gran ovación y bravos.

La conocida pieza de Hans van Manen, Trois Gnossiennes abrió el segundo acto. Una belleza de ballet en forma de duo con la maravillosa música de Eric Satie, que la pareja del junior abordó con gran maestría. Hans van Manen es el coreógrafo holandés por excelencia y su vinculación con el HET permite que sus bailarines conozcan a fondo su estilo y sepan interpretarlo de forma fantástica.

Blink de Juanjo Arqués. Foto: Michel Schnater
Autumn Haze del querido Rudi van Dantzing, tristemente desaparecido hace unos pocos años, es un paso a dos de una belleza sublime con la no menos sublime música del adagio de Barber. El público quedó subyugado por esa sensibilidad extrema y esa perfección de movimientos de gran delicadeza por la exquisita pareja de bailarines.

Y para terminar, la fiesta que representa No Time Before Time, coreografiada por Erns Meisner con música de Alexander Balanescu ¿Quien mejor que el director artístico de la junior para crear una pieza sobre la juventud? 

Sus bailarines tienen entre dieciocho y veinte años y entre todos, ya que los bailarines aportaron sus ideas durante la creación coreográfica, crearon una pieza sobre la aventura de vivir, una vida que se abre delante de ellos y que abordan bailando. Pieza coral para todo el elenco, con clara influencia de Hans van Manen en el movimiento, fue el colofón perfecto a una estupenda velada de danza.


domingo, 9 de octubre de 2016

Asunción Aguadé, FAD de Honor 2016

Asunción Aguadé, agradeciendo el premio FAD Sebastià Gasch.
Foto: Xavi Padrós

Tras la concesión en 1983 del FAD de honor al Maestro Joan Magrinyà, en esta edición de 2016, el galardón ha recaído en su bailarina estrella y seguidora de su tradición, continuando su labor en su escuela de la calle Petrixol de Barcelona, Asunción Aguadé, la bailarina del Gran Teatre del Liceu con más ballets representados.

Carolina Masjuan

En 1976, en ocasión de las “bodas de oro” profesionales de Sebastià Gasch (en 1926 publicó sus primeros artículos), se constituyeron los Premios FAD Sebastià Gasch para distinguir las actuaciones parateatrales más destacadas de la temporada y a todas aquellas personas que proponen miradas diferentes e innovadoras del mundo del espectáculo. Con esta edición se cumplen pues cuarenta años.

Quim Noguero presentando los
premios. Foto: Xavi Padrós
Desde entonces, el jurado, formado por un grupo heterogéneo, se renueva periódicamente y procura estar atento a las propuestas originales y a las trayectorias de sus protagonistas. Después de asistir a lo largo de cada temporada a todas las representaciones posibles, a la hora de escoger los premios cada miembro del jurado defiende sus preferencias con pasión, hasta que se llega a un acuerdo, un intento sincero de reconocer un hecho especial: la creación sin límites.

Lo que sorprende y emociona a partes iguales, es que sea precisamente en uno de los más modernos de los foros, los premios parateatrales del FAD, donde se acuerden de que hubo una época en que Barcelona, gracias al tesón y al esfuerzo personal de un empresario, el Sr. Pamias, tenía un Liceu que brillaba en todo su esplendor y era un teatro de referencia a nivel mundial, con tres cuerpos estables, la orquesta, el coro y su compañía de ballet.

Sebastià Gasch lo vivió, lo disfrutó y siguió con su buen ojo crítico los avatares de esa compañía de ballet, una de cuyas máximas figuras, Assumpció Aguadé, ha sido la homenajeada con el premio de honor de esta edición.

Seguramente, éste ha sido el principal motivo de la concesión del premio: el absoluto aprecio y admiración de esta persona cultivada y apasionada por lo bello, que fue Sebastià Gasch, hacia una compañía que llevaba con orgullo el nombre de Barcelona y el del Gran Teatre del Liceu por el mundo.

Asunción Aguadé. Foto: Xavi Padrós.

En palabras del maestro de ceremonias, el periodista y crítico de danza, Joaquin Noguero: Sebastià Gasch sempre va considerar la dansa en tensió entre intel·ligència i sensibilitat, emoció i cervell, i per això reivindicava una dansa clàssica viva contra l’academicisme inert, i una ballarina expressiva en lloc d’una simple marioneta articulada. A Asunción Aguadé, a qui tenim l’honor de premiar aquesta nit, sempre la va considerar una gran intèrpret en el sentit més ampli de la paraula, una magnífica ballarina que aplegava totes aquestes virtuts: elegant, clàssica, harmònica, riallera, tan simpàtica de membres com flexible de closca”.

Asunción Aguadé, Premi FAD d'Honor 2016.
Foto: Xavi Padrós
Asunción por su parte, agradeció el premio cuya notificación recibió con gran sorpresa dada su poca vida social actualmente. La discípula de Magrinyà y seguidora de su escuela en la Calle Petritxol de Barcelona, se confiesa recluida en las cuatro paredes de ese centro, en el que continúa impartiendo las enseñanzas que ella recibió y que sigue dando alumnos cualificados que integran las principales compañías de ballet europeas. Los profesores de su escuela, sus alumnos y su familia, su hijo y su hermana, son su vida y su orgullo y a ellos está totalmente dedicada.

Se considera muy afortunada por la vida que ha vivido. En Magrinyà, quien la descubrió en el Institut del Teatre y quien se la llevó al Liceu, tuvo el mejor maestro que pudo tener, casi un padre. Y en el Liceu, durante los veinticinco años con el Sr. Pamies, vivió los años de esplendor de su carrera y de la compañía. Estrenaban un ballet cada temporada, ese hombre amaba el arte y a los artistas. Fue una época de mucho esfuerzo y trabajo pero en la que se mantuvieron los tres cuerpos estables en el gran teatre, una época dorada que, a su juicio, se debería recuperar.

Asunción en otro momento de su intervención.
Foto: Xavi Padrós
Assumpció estuvo 32 años en el Liceu, y conseva muchas críticas de Sebastià Gasch a quien considera un hombre eminentemente justo, que decía sinceramente lo que pensaba pero siempre de forma respetuosa y encontrando las palabras adecuadas. Recuerda el homenaje que se le hizo en el teatre Romea y en el que ella no quiso dejar de participar, a pesar de hacer solo dos meses de haber dado a luz.

Actualmente, lleva ya 60 años en el mundo de la danza. Cuando José Mª Milà la llamó para comunicarle la concesión del premio, se sintió muy feliz.

Una gran ovación por parte del numeroso público asistente al acto, sus antiguos compañeros en la compañía del Mestre y miembros de licexballet (la plataforma que han creado para preservar la memoria de la compañía) Carmen Cavaller, Glòria Gella, Guillermina Coll, Mercé Roca, Tomás Manyosa, Xavier Bagà ... , sus alumnos actuales y del pasado, maestros y público, cerró su intervención.

Asunción y su hermana, Mª Àngels, bailando espontáneamente
en la fiesta tras la celebración. Foto: Xavi Padrós.
Ovación con la que también se la había obsequiado en el momento de su presentación, con un vídeo que mostraba las distintas facetas de su arte: Danza española; ballet clásico: ya sea un sublime ballet romántico o uno virtuoso, como esos espectaculares fouettés de la Danza de las Horas; escuela bolera y además bailada en puntas, originalidad de la companyia del Mestre Magrinyà. 

Una artista capaz de bailar un amplio registro de estilos, que el Mestre Magrinyà no desdeñaba aprender, trabajar y transmitir, igual que ahora los están transmitiendo ella misma y muchos otros de sus compañeros y pupilos, en distintos centros de Barcelona, del resto de España y en todo el mundo.

José Mª Milà entrega la tarta de celebración de los 40
años de estos premios a Emili Gasch, hijo de
Sebastià Gasch. Foto: Xavi Padrós.
También pudimos visionar un fragmento de un magnífico ballet con música de Granados, de quien ahora que se conmemora el centenario de su muerte. 

¡Cuan interesante sería poder recuperar esa pieza! Gracias a la ayuda de quienes lo bailaron, si hoy en día tuviésemos algún Sr. Pàmies, o algún Sr. Gash, tal vez podríamos plantearlo.... pero dejemos de soñar….

Enhorabuena Asunción y muchas gracias al FAD por parte de todos los amantes del ballet y de la preservación de nuestra historia cultural, por esta merecida concesión.
………………………………………………………………...

Sebastià Gasch (1897-1980): Crítico de arte y de las artes del espectáculo

Crítico, escritor, periodista, ejerció su carrera a lo largo de más de cincuenta años, en periódicos, revistas y libros editados en Barcelona, Madrid, París, Bruselas ... A finales de 1925 publicó su primer artículo, donde hace un elogio contundente de la pintura de su amigo Joan Miró. Y a partir de aquí, se convierte en el defensor más apasionado del arte de vanguardia de España: Picasso, Dalí, Le Corbusier, Calder, Arp, siempre Miró.

Los actores Jordi Oriol y Carles Pedragosa en un momento
de su representación de l'empestat. Foto: Xavi Padrós.
De Gasch parte la idea del Manifiesto Amarillo, que firma junto con Salvador Dalí y Lluís Montanyà, y que resume su oposición a la cultura más tronada del postnovecentismo. Pero con la defensa de una pintura y de una arquitectura de riesgo, de alta aventura, no le basta y su afición por la cultura popular lo encamina hacia una apertura de horizontes: Gasch convierte en una autoridad en géneros y lenguajes que la cultura -la otra cultura y la cultural oficial- agitaba, como el circo, la danza, el cine, el teatro y el music-hall ... 

Todas estas manifestaciones del mundo del espectáculo -y muchas más : el transformismo, el ilusionismo, el jazz, los títeres ...- son entendidas como señales de modernidad de la cultura de su tiempo. Y Gasch es su máximo cronista, antes y después de la guerra, con una pluma lúcida, comprometida hasta el final con una alta idea de la crítica de arte y de las artes del espectáculo.


PREMIOS GASCH 2016

La ceremonia de entrega tuvo lugar el pasado lunes 3 de octubre de 2016, a las 20 h en el Auditorio del Disseny Hub Barcelona. Los presentadores del acto fueron los actores Jordi Oriol y Carles Pedragosa y el periodista Joaquim Noguero.

Los galardonados:

Premio FAD Sebastià Gasch: Tena Busquets, directora de “arts escèniques d'Olot Cultura”
Premio de Honor: Asunción Aguadé, la bailarina del Gran Teatre del Liceu con más ballets representados.
Aplauso: Associació Cultural Nyam Nyam
Aplauso a la Creación Emergente: Carla Rovira, actriz y creadora
Aplauso Internacional Joan German Schroeder: espectáculo Le Vide!

Todos los homenajeados del FAD 2016, junto al jurado
y presentadores. Foto: Xavi Padrós.

Jurado 2016

Margarita Troguet
Joaquim Noguero
Jordi Colominas
Joaquim Armengol
Alfred Fort
Ferran Civit
Jose M. Milá
Barbara Raubert
Alèx Serrano


lunes, 5 de septiembre de 2016

IBStage 2016: la consolidación de un impresionante proyecto

Los alumnos de IBStage en el final de Paquita.
Foto: Josep Guindo

Ibstage ha vuelto a Barcelona y se ha saldado de nuevo con un gran éxito de participación. Durante tres semanas, unos ciento sesenta jóvenes aspirantes a bailarines de unas veinte nacionalidades, han seguido las clases de algunos de los mejores profesores de las más prestigiosas escuelas internacionales, para acabar bailando en dos galas acompañados de grandes estrellas, en un Gran Teatre del Liceu sin casi localidades disponibles

Carolina Masjuan

Como en las ediciones anteriores, el mes vacacional por excelencia ha obligado a muchos veraneantes a pasar unos días en Barcelona para disfrutar de un acontecimiento sin parangón. Tres semanas de clases y ensayos abiertos al público en el Institut del Teatre y dos Galas de un altísimo nivel en el Liceu, han convocado a balletómanos que han aprovechado entusiasmados tal oportunidad.

Nina Botaccin frente al Institut del Teatre
en los días de clases. Foto: Sila Avvakum
Hablamos con Leo Sorribes el director de Ibstage, junto con Xiomara Reyes y Elías García (directores artísticos) y nos comenta que Ibstage se va consolidando gracias al incremento de apoyos que van recibiendo y al interés existente en prestigiosas escuelas, Royal Ballet, English National Ballet, JKO de USA, … que aconsejan a sus alumnos seguir estos cursos en Barcelona. Muchos alumnos también venidos de Japón e Italia y un pequeño, aún, porcentaje de españoles, alrededor de un 35 %.

Además se puede hablar de « público Ibstage » ya que el aforo del Liceu se vendió casi al completo, «calculamos una ocupación cercana al 90 %» nos cuenta Leo y sigue «para el año que viene mi sueño es que podamos hacer la Gala con orquesta en directo».

También hay que precisar que las escuelas de danza cuentan con promociones del 40 % de descuento para buenas localidades en distintas áreas del Liceu para que los profesores y estudiantes locales no tengan que perdérselo por motivos económicos.

Pero Ibstage no son sólo clases de ballet impartidas por los mejores profesores de las mejores escuelas si no que además es una plataforma para que muchos de sus participantes encuentren contratos en compañías tales como: Houston Ballet (Samuel Rodríguez), Royal Ballet (Mª Luisa Ishida), o American Ballet (Paulina Gaski) los tres ganadores de los premios Ibstage 2015. Este año podemos ya mencionar al joven Jarod Curley que va a integrar las filas del American Ballet.

Alessandro Cavallo, Gloria Bengalia,
Alessandra Urcia,... Foto: Sila Avvakum.
Ademas de las numerosas becas ofrecidas, ya sea por el propio Ibstage como por sus patrocinadores, principalmente el Banco de Sabadell, se dan otras oportunidades como las brindadas a Jan Spunda y Kyono Chantal Morin ganadores del Junior OWPD Prix "On Stage With a Principal Dancer", que bailarán un Paso a Dos en la Gala del próximo año para la que están becados y el premio principal OWPD de este año ha recaído en la joven italiana Gloria Benaglia. Ella volverá el año que viene y compartirá escena el el Liceu con alguno de los grandes bailarines invitados.

Respecto a las Galas, hay que remarcar lo absolutamente excepcional que resulta ver a todas estas estrellas compartiendo escenario con los estudiantes. Su generosidad y la grandiosidad de su arte son un ejemplo y un estímulo para las nuevas generaciones que están subiendo con fuerza. Por su parte, los jóvenes bailarines aprenden las coreografías con la posibilidad de bailar diversos fragmentos en los que todos pueden participar. Muy inteligente y original la forma en que se estructura el desarrollo de las galas y la suite del ballet de repertorio, que va variando cada año, Paquita en esta edición. 

Una charla didáctica sobre «Paquita», impartida por la profesora de Historia del Arte de la Universidad de Urbino, Francesca Bottacin, fue un plus del que los estudiantes pudieron beneficiarse y que les ayudó además a «meterse» más en el papel. Cinco pianistas en total, Roberto Infiesta, Ismael Elberdei, Carlis Silva, Rocio Sevares, Oscar Machancose fueron los responsables de asegurar la música de acompañamiento durante las clases.

Lauren Cuthberston en Tchaikovsky PDD.
Foto: Sila Avvakum

Los jóvenes bailarines abrieron la Gala con el habitual  Défilé, coreografía de Elías García y música de Anatole Liadov. Resulta siempre emocionante verles aparecer tan profesionales pese a su juventud y el Liceu todo se contagia de ese entusiasmo e ilusión. El final de la segunda parte es la mencionada suite de Paquita, coreografía de Marius Petipa, con adaptación y puesta en escena de Elías García, Xiomara Reyes y Rinat Imaev y con música de Edouard Deldevez y Ludwing Minkus.

Daniil Simkin y Tatyana Melnik en DQ.
Foto: Josep Guindo
Las intervenciones de los aspirantes a bailarines estuvieron marcadas por el rigor técnico y el entusiasmo. El nivel de los chicos es buenísimo y en las chicas podemos mencionar a Alexandra Urcia encabezando la serie de fouetés del Grand Final, con fouetés simples alternados con dobles para luego ir incorporándose compañeras hasta concluir las series y la sumamente musical y encantadora joven italiana Gloria Benaglia (ganadora del OSWPD) que nos cautivó en su solo en el Adagio.

También deliciosa la pequeña Sarai Omi. No obstante resulta difícil e injusto hablar de los estudiantes porque sinceramente todos y cada uno merecerían que se les dedicara una mención, véase al final la lista completa de quienes actuaron en la Gala y siéntanse todos aludidos cuando les agradecemos esas dos veladas de buen ballet.

Y si cuando hablamos de ballet muchas veces el adjetivo "sublime" acude a nuestra mente, no puedo encontrar en estos momentos un ejemplo mejor para representarlo que la actuación de Ada González como Giselle.

Ada es una de tantas bailarinas catalanas obligada a emigrar. Tras su formación en el Centre de Dansa de Catalunya, del que van saliendo talentos año tras año para integrar las filas de compañías extranjeras, Ada comenzó su andadura profesional en el Ballet de Sibiu, Rumanía, donde al año siguiente ya era su bailarina principal abordando todos los roles del repertorio clásico. Ahora se incorporará a la compañía principal de Rumanía, la Ópera Nacional de Bucharest

Ada González y Xander Parish en
Giselle. Foto: Sila Avvakum
En su intervención en las Galas del IBStage, Ada emocionó a su público con una maravillosa Giselle en el paso a dos del segundo acto, que requiere un gran dominio de la técnica a la vez que una interpretación sensible y emotiva. Su partenaire fue el apuesto Xander Parish estrella del Mariinsky y ambos lograron que más de uno acabásemos con los ojos húmedos mientras aplaudíamos entusiastamente. 

El murciano Juanjo Arqués y Larisa Lezhnina aportaron el toque más contemporáneo con un Paso a Dos de Black Cake de Hans van Manen, coreógrafo que ambos conocen bien por su vinculación con el HET Nacional Ballet, con música de Stravinsky «Historia de un Soldado». Fue una auténtica delicia disfrutar de este coreógrafo que tan poco nos es dado ver por aquí y apreciar su trabajo de la mano de estos dos geniales intérpretes. La respuesta del público corroboró el éxito que supuso incluir este fragmento en la Gala.

En cuanto a las otras propuestas, debemos hablar de alto voltaje con el paso a dos del Cisne Negro de Steve McRae, australiano principal del Royal Ballet y Iana Salenko, bailarina rusa actualmente principal del Ballet de la Ópera de Berlín El Corsario de Oksana Skorik Andrei Ermakov, ellos el domingo nos ofrecieron también Scherezade, coreografía de Agripina Vaganova y música de Ricardo Drigo y el Don Quijote de Daniil Simkin, principal del ABT y querido y admirado en el Liceu, donde ha actuado en varias ocasiones, entre ellas la Gala del año anterior de IBStage, y la joven bailarina rusa Tatyana Melnik estrella del Ballet de la Ópera de Hungría

Vadim Muntagirov en Tchaikovsky PDD. Foto: Josep Guindo
La variación de Kitri en la coda sorprendió por ser diferente a la que se acostumbra a ver habitualmente y nos deleitó por su vivacidad, equilibrios y fouetés con abanico. Pasos a dos habituales en Galas pero cada uno aportando su distinción y unánimemente celebrados por una audiencia rendida a sus pies.

El delicioso Txakovsky PDD de Balanchine nos maravilló de la mano de la musical y encantadora Lauren Cuthbertson principal del Royal Ballet que el sábado, también nos ofreció el Paso a Dos de la Bella Durmiente del tercer acto con Xander Paris. 

Vadim Muntagirov, actualmente principal del Royal Ballet y que también repetía participación, nos volvió a cautivar con su baile elevado y elegante, ya sea como partenaire de Laureen en Txakovsky PDD o con Daria Klimentova, de la que fue partenaire habitual con el English National Ballet, en Mashkovsky Waltz, coreografía de Vasilij Vainonen y música de Maurice Moszkowski, magnífica y desconocida pieza para la mayoría, con portés y saltos espectaculares a la vez que muy musical y que encantó a un público completamente entregado. Daria ya presente también en otras ediciones de Ibstage, fue principal en el English National Ballet y actualmente es maestra de baile en la Royal Ballet School.

Iana Salenko en La Muerte del Cisne. Foto: Sila Avvakum.

Dos solos emocionantes completaron la participación de las estrellas invitadas: Iana Salenko, maravillosa en la Muerte del Cisne ¡qué brazos y qué interpretación! nos dejó sin aliento... y Steve McRae volvió a desbordar energía con su solo de claqué, Something Different, coreografiado por él mismo con música Tap. Fan de esta disciplina tras haberla tenido que aprender por el papel creado para él por Christopher Wheeldon en Alice en Wonderland, su solo en el Liceu desató pasión entre el respetable.

Steve McRae en la coda del Cisne Negro.
Foto: Sila Avvakum
Paulina Waski ganadora del Premio 2015 OSWPD,  no pudo disfrutar de su oportunidad de compartir escena con una gran estrella en las Galas, ya que obtuvo contrato con el ABT y esos días la compañía estaba en París, invitada por el Ballet de la Ópera de París, para bailar en Bastille la Bella Durmiente de Alexei Ratmansky en la que ella ya tiene un papel solista con la variación del Hada Zafiro.

Y no podemos dejar de mencionar al público del Liceu. El público de las Galas IBStage estaba ahí porque ama la danza, la respeta, la valora y forma una comunidad agradecida por tener una oportunidad única en nuestra ciudad y casi se podría decir que en todo el mundo, de disfrutar de un espectáculo con unas estrellas espectaculares y con la pasión y entrega de una juventud llena de talento y llamada a ser las estrellas del futuro. Todos y cada uno de los asistentes -entre los que por cierto cabe mencionar al actual Conseller de Cultura de la Generalitat el Honorable Santi Vila- vibró emocionado y entusiasmado, respetando los tempos, aplaudiendo cuando "toca" y con un saber estar digno de elogio.

Además gracias a la Visual Producer, Carmen Tanaka, las galas se pudieron ver en streaming en directo en todo el mundo con una participación total de unas 12.000 personas. De estas filmaciones saldrán sendos DVD's que estarán a la venta en breve.

Alumnos, estrellas y artífices de IBStage en los saludos
conjuntos tras la función en el Liceu. Foto: Josep Guindo

Un espectáculo perfecto de principio a fin para dos veladas a no olvidar. ¡¡¡Ibstage, os esperamos el próximo año!!!

FICHA TÉCNICA


7 ediciones celebradas de las cuales 4 en Barcelona.
1.093 participantes en total
23 Nacionalidades
94 Profesores

Sponsors 2016

Fundació Banc de Sabadell. Yumiko. Autocars Pujol. Hoel Vilamarí. Restaurant THAI Barcelona y Elx.

Y con el apoyo de : Grand Teatre del Liceu. Diputació de Barcelona. Institut del Teatre. Generalitat de Catalunya (Departament de Cultura). Ajuntament de Barcelona.
..............................................................

Alumnos edición 2016 participantes en la Gala

AIRI FATJó
AKARI SHIBAMOTO
ALBERTO MORALES PéREZ
ALEJANDRO POLO
ALESSANDRO CAVALLO
ALEXANDRA VERONESE
ALEXANDRA URCIA NUNURA
ALICIA SEDEñO ALCáNTARA
ANA FABREGAT ARAEZ
ANITA WOLLEB
ANNA PUJOL
ANNA YEH
AVA QUINN HILZENDEGER
CARLOS LóPEZ MUñOZ
CATERINA BROWN
CATO WILLIAM BERRY
CELIA THOUMASSIN
CHIH-YING CHEN
CHRISTINA HENARES
CLàUDIA GIL CABúS
DáNAE RICO ABAD
DANIELE ARRIVABENE
ELLA KULICKI
ELOISE HAZLEWOOD
EMILY SAMUEL
EMMA PLESNIKOVA
ESTELA COLL PORTELL
FEDERICA BERTANI
FLAVIA MORANTE
GABRIELLE LA MURA
GILLES DELELLIO
GINEVRA ZAMBON
GLORIA BENAGLIA
GRETA MANZATO
HANNA VOGEL
HéCTOR BOTO
HéCTOR ORTEGA GONZáLEZ
IAN BULACK
IRENE ESTEVEZ HERNANDEZ
ISABEL VILA AGUIAR
JAN SPUNDA
JAROD CURLEY
JIACHEN SUN
JOEL SELVA BENITO
JOHN MURPHY
JúLIA MOLERO GODíNEZ
JúLIA PAGèS
KARLA GIOVANNA MONTAñO HERNáNDEZ
KYONO-CHANTAL MORIN
LAIA RUIZ
LAURA TRABALóN
LUCA RIGHI
LUCIE RYSER
LUCINDA STRACHAN
MANAKA KONO
MAR SOLER ESCAFI
MARíA ISABEL TRABALóN
MARIASOLE MEGGI
MARIONA MORANTA CAPLLONCH
MARTIN NUDO
MATTEO GARATTONI
MATTEO VENTURINI
MAX AZARO
MICHELLE LEBOWSKI
MINA SOPHIA SCHüRER
MIREIA REYES VALENCIANO
MURIEL BERMEJO
NICOLáS ALCáZAR SANCHEZ
NINA BOTTACIN
OKADA RISAKO
PABLO GONZáLEZ
PALOMA BERJANO
PAU PUJOL CASTIBLANQUE
PAULA MATEU BORRAS
RENA TAKAHASHI
REO MORIKAWA
SAKI TANAKA
SARA BARBIERI
SARA NATIVI
SARAI OMI
SHAY OTTOLENGHI
SOANA MADSEN
SOFIA ALBERTA BIANCHINI
SOFIA BIRAL
SOFIA VERONESE MILIN
STEFANO MILIONE
TAKUMA NAKANO
VIRGINIA DELLA BALDA
VIRGINIA LENSI
WILLIAM JACKSON BECKHAM
ZOE BLISS MAGNUSSEN





martes, 2 de agosto de 2016

Roberto Bolle & Friends en Peralada

Roberto Bolle en Prototype. Foto: Miquel González - Shooting

La segunda y última propuesta de danza del Festival Castell de Peralada para este verano, ha traído al aclamado y apolíneo bailarín italiano, estrella de la Scala de Milán y del ABT de Nueva York, Roberto Bolle. Junto con los bailarines que le acompañan, este espectáculo levanta pasiones por dondequiera que va, desde su inicio en teatros normales hasta lugares tan magníficos como el Coliseo de Roma, la plaza San Marco de Venecia, la del Duomo de Milán, Arena de Verona, Termas de Caracalla.. y en España ha sido Peralada el lugar elegido.

Carolina Masjuan

Era mucha la expectación creada en torno a un artista poseedor de una belleza que inevitablemente atrae al gran público y más cuando sólo en una ocasión, en Sevilla, pisó hace años España. Así pues, al aparecer en escena ya fue saludado con aplausos y vítores por sus seguidores, algo habitual en muchos teatros pero poco frecuente en nuestro país.

Roberto Bolle en prototype.
Foto: Miquel  González
Consciente de su atractivo físico en el que además destacan unos hermosos ojos azules y un poco en la línea de lo que hiciera Nacho Duato en su día, Roberto Bolle aprovecha su tirón mediático para acercar el mundo de la danza a la gente. Ha colaborado en proyectos con artistas del teatro como Bob Wilson y cineastas como Peter Greenaway. También ha prestado su imagen a campañas de moda. En este sentido, reconoce que su atractivo juega a su favor. "Vivimos en la sociedad de la imagen. Mi poder mediático seguramente tiene que ver con mi físico. La danza se basa en la belleza y la armonía, pero todo eso, sin determinación y sin una sólida carrera detrás no sería lo mismo" dijo en la rueda de prensa que ofreció a su llegada a Barcelona.

El divo abrió la velada en una coreografía creada para él y su lucimiento, Prototype de Massimiliano Volpini con música original de Piro Salvatori y efectos especiales, donde las distintas posiciones del ballet clásico tomaban forma en la pantalla con proyecciones del bailarín y con Bolle en persona y con Bolle multiplicado hasta el infinito. Bolle príncipe de ballet clásico, Bolle Romeo luchando a la espada contra sí mismo, exhibición de Bolle en una coreografía cuyo único fin es precisamente éste: admirar al hermoso hombre bailarín.

No obstante Bolle se supo rodear de un elenco de altísimo nivel en un programa variado, incluyendo distintos estilos, para una gala que fue a más y cuya segunda parte, con un colofón veraniego festivo consiguió que el público saliera feliz y encantado.

Después de la entrada estelar de Roberto, siguió el paso a dos de Christopher Weeldon After the Rain, pieza muy vista en Barcelona ya que ha formado parte del programa de Ángel Corella desde sus inicios junto a bailarines del ABT y del NYCB, con la maravillosa Wendy Wheelan y ya con su compañía con la magnífica pareja formada por Carmen Corella y Dayron Vera. Anna Tsygankova y Matthew Golding, quien por cierto también es conocido del público español ya que integró la compañía de Corella en sus inicios en La Granja, no acabaron de convencer en este sensible paso a dos con música de Arvo Pärt. Tampoco el vestuario ayudaba, ya que un maillot color carne para ella y unas mallas también de este color para él es lo que está previsto y conviene a este ballet para un mejor lucimiento.

Viktoria Kapitonova y Roberto Bolle en Le Grand Pas de Deux de Spuck.
Foto: Miquel Gónzalez - Shooting

Esta misma pareja sí convenció en su segunda intervención: el paso a dos de Don Quijote. Ambos se mostraron totalmente entregados y con gran complicidad ¿son aún pareja? Eso parece, aunque él desde el HET integrara las filas del Royal Ballet donde es bailarín principal y ella permaneciera en la compañía holandesa, también como primera bailarina. Matthew brilló en un Basilio con una muy buena elevación, travieso y juguetón pero siempre elegante y ella con unos equilibrios y fouetés con abanico incluido que desataron la pasión de la audiencia.

Pero si hablamos de virtuosismo y desatar pasiones, no se quedó corto el cubano Osiel Guneo, bailarín estrella del Ballet de la Ópera de Oslo, cuyas proezas técnicas son realmente apabullantes. Tanto como Alí en El Corsario, como sobretodo como Acteón, en Diana y Acteón, su baile fue digno de la gran aclamación de manos y pies (típico en Peralada) que se le otorgó. Su compañera, Sarah Lane, también conocida en Barcelona gracias a que Corella la trajo para que debutara en su Lago de los Cisnes como su partenaire en la noche del estreno en el Liceu y que también allí nos deleitó como Cupido en el Quijote del ABT, si bien como Medora en El Corsario se vio algo insegura, nos brindó una deliciosa Diana en su segunda intervención junto al cubano. Él en sus sorprendentes maneges, pirouettes y equilibrios demostró ciertamente un gran control que no obstante se echó algo de menos en la parte estilística.

R. Bolle y T. Andrijashenko en Proust ou les Intermittences
du coeur. Foto: Miquel González
Los bailarines del Semperoper Ballett de Dresde, Elena Vostrotina y Christian Bauch brindaron una danza de alto nivel en un estilo totalmente distinto: el Duet from New Suite de Forsythe, con música de Johan Sebastian Bach en la primera parte y en la segunda, la pieza Vértigo Maze, de Sting Celis

Los amantes de la danza de contrapuntos y tensiones, de trabajo de suelo y plasticidad, tuvieron aquí una buena dosis y además magníficamente representada ya que el dominio de ambos bailarines del trabajo de ambos coreógrafos es excelente. Fueron también muy aplaudidos lo que demuestra que en la danza tiene cabida un gran registro de estilos y que el público sabe apreciar la calidad más allá del star system.

Dos coreografías de Roland Petit de línea neoclásica, poco vistas en España donde se conocen más sus trabajos con música de Duke Ellington o Pink Floyd, fueron la elegidas por Roberto Bolle para dos de sus dúos. Uno con la deliciosa Viktorina Kapitonova del Ballet de Zurich con la Suite de l'Arlésienne de Georges Bizet y otro masculino con el impresionante Timofej Andrijashenko de la Scala de Milán, dotado de una gran sensibilidad. Este bailarín aportó a este hermoso ballet con música de Gabriel Fauré, que es el Pas de deux de Proust, ou les Intermitences du coeur, el contrapunto perfecto a un Bolle algo más rígido.

Y para el final del espectáculo de nuevo Roberto Bolle y Viktorina Kapitonova con el divertidísimo Le Gran Pas de Deux, de Christian Spuck. Con guiños al Grand Pas Classique, éste es uno de los escasos ballets cómicos que están logrados a todos los niveles.

Viktoria Kapitonova y Roberto Bolle en Le Grand Pas de Deux.
Foto: Miquel González - Shooting

El que ha sido coreógrafo residente del Ballet de Stuttgart durante once años y es ahora director del Ballet de Zurich, ha bordado una pieza con la música de la obertura de la Gazza Larda de Rossini, en la que Roberto Bolle es el bailarín clásico, príncipe por excelencia, mientras que su partenaire ataviada con bolso y gafas, es un desastre de bailarina que hace las delicias del público con sus salidas de tono ya sea con el bolso o con sus deslizamientos por el suelo. Ambos estuvieron compenetrados, divertidos y demostrando una gran vis cómica además de control y seguridad.

Grandes bravos apara ambos que ofrecieron varios “courtain calls” en una gala que si bien muchos temíamos como una más, se convirtió en un espectáculo muy variado y de gran calidad a todos los niveles.

Y como despedida de un público totalmente conquistado, todos los bailarines, con pantalones y camisetas negras ajustadas ellos y vestidos también negros y zapatos de tacón ellas, deleitaron de nuevo al respetable a los sones del swing Sing, Sing, Sing, de Benny Goodman. Luego Roberto Bolle solo en el escenario, bailó el We Will Rock You de Queen.


Descubierto por el mismo Rudolf Nureyev en un ensayo de El Cascanueces, en la Scala de Milán cuando tenía 15 años, ese día el destino de Bolle cambió para siempre. Roberto Bolle & Friends ha conquistado Peralada y el de Roberto, se suma a los grandes nombres de la danza que han bailado en el escenario ampurdanés.


miércoles, 20 de julio de 2016

Energética emoción en Peralada con la Alvin Ailey II

In & Out de Jean Emile. Foto: Toti Ferrer

La primera propuesta en danza para el verano de celebración de los 30 años del Festival Castell de Peralada, se saldó con un éxito total de la mano de los jóvenes bailarines de la Alvin Ailey II, la formación junior de la aclamada compañía con sede en Nueva York. Tres coreografías actuales (2015) más el mítico Revelations (1960), icono de la compañía, nos hicieron vibrar de la mano de sus atléticos y talentosos bailarines.

Carolina Masjuan

El 30 de marzo de 1958 Alvin Ailey y un grupo de bailarines de danza moderna, todos de raza negra, actuaron por primera en Nueva York. La troupe se desplazaba en lo que ellos llamaban “the station wagon tours” un automóvil que conducía un viejo amigo de la compañía, Mickey Board. Sus trabajos incorporaban a menudo temas de su experiencia afroamericana y juntos cambiaron para siempre el mundo de la danza. Desde entonces ha llovido mucho, pero el espíritu de la compañía ha permanecido intacto, esa misión pionera de ser una comunidad cultural extensiva que acerque la danza, ya sea mediante la formación o como espectáculo, a todo tipo de público, sigue siendo su motor.

Something Tangible de Ray Mercer. Foto: Toti Ferrer
Una de sus coreografías estrella Revelations (1960), que supuso un hito en la historia de la compañía, continúa representándose de forma habitual como colofón en sus representaciones a lo largo y ancho del planeta, pero su repertorio se ha ido ampliando e incorpora coreografías de jóvenes contemporáneos. Actualmente la troupe ya no está formada únicamente por bailarines de raza negra, aunque éstos continúan siendo mayoría en las dos formaciones actuales.

Fundada en 1974 como “Alvin Ailey Repertory Ensemble”, dieciséis años después de que la compañía “madre” la Alvin Ailey American Dance Theater (AAADT) presentara su primera coreografía, la actual Alvin Ailey II ha sido dirigida por Sylvia Waters hasta 2012. Bajo su liderazgo, la Ailey II se fue consolidando como una de las más aclamadas y queridas compañías de danza moderna.

Con Troy Powell como Director Artístico, esta joven formación continúa entusiasmando a sus audiencias mediante la fuerza y motivación de unos artistas excepcionales y contratando trabajos de nuevos coreógrafos. Su forma de bailar ha sido definida como “extreme dancing” sus saltos son alucinantes, sus extensiones asombran y su interpretación convence. Ello la ha situado entre las más exitosas del mundo y ha contribuido a crear el “mini-imperio” Ailey con un teatro, una escuela, programas comunitarios y dos compañías. Un sueño, vaya. 


Something Tangible de Ray Mercer. Foto: Toti Ferrer
Con doce bailarines, la Ailey II, es mucho más pequeña que la titular que cuenta con treinta y dos, y sus miembros son más jóvenes, veinte y pocos años como mucho.

In &Out’ de Jean Emile abrió la noche. El norteamericano Jean Emile se graduó en la ‘The High School of the Performing Arts', 'The School of American Ballet' y ‘The Alvin Ailey American Dance Center', es ex bailarín del ‘Nederlands Dans Theater' y de la Compañía Nacional de Danza así como maestro de danza de los castings del ‘Cirque du Soleil' y ‘Franco Dragone productions'. Afincado en Barcelona, colabora en el Casinet d’Hostafrancs como profesor de danza pero es coreógrafo residente de la Alvin Ailey.

Su propuesta combina diferentes técnicas requiriendo bailarines versátiles capaces de asumir las dificultades del ballet clásico pero con la ductilidad de un baile más jazzy. Esta pieza nos sitúa en un mundo adolescente actual, un juego con situaciones divertidas, que les van como anillo al dedo. Energía en estado puro, goce por y para la danza que seduce al público.

In & Out de Jean Emile.
Foto: Toti Ferrer
El paso a dos Gêmeos, de Jamar Roberts, inspirado en la relación con su hermano gemelo y magníficamente interpretado por Lloyd A. Boyd III y Gabriel Hyman, fue una joya que nos mostró el espíritu más tribal de la danza afroamericana. Con aires de hip hop es un diálogo entre ambos bailarines, danza muy física bajo la música de Fela Kuti, grabada en un concierto en directo en que el público acaba tarareando con los músicos. Así acabó la primera parte, con el público totalmente conquistando, tarareando también el pegadizo estribillo.

Something Tangible es una pieza creada por Ray Mercer, ganador de numerosos premios de danza y por sus trabajos en Broadway donde es el coreógrafo de moda. Con los doce bailarines de la compañía en escena, incluye un difícil solo bailado por Jacob Lewis requiriendo gran control y equilibrio y un paso a tres ejecutado por Courtney Celeste Spears, Nathaniel Hunt y Gabriel Hyman, duos y trios de gran dificultad técnica con lifts muy complicados que incluso el resto de bailarines vitoreaban entre cajas.

Los bailarines calzan calcetines con los que se deslizan por el linóleo ataviados con un vestuario contemporáneo al servicio de músculos de acero en cuerpos elegantes y flexibles. Inspirada en las emociones que despiertan y animan el espíritu humano, los bailarines dan forma a distintos momentos que reflejan sensaciones de amor, pasión, miedo, duda,…. Una amplia gama de registros musicales que incluyen a Max Richter, Ólafur Arnalds, Geoff Bennett, así como una creación original de Bongi Duma.

Y para finalizar la aclamada, icónica, magnífica, ‘Revelations’, la creación de danza moderna más representada de la historia desde su estreno en 1960. En el Liceu hace cuatro años la vimos por la compañía madre y seguro que todos quienes asistimos, conservábamos en la retina las imágenes de ese elenco de sensacionales artistas de color ataviados por trajes blanquísimos. 


La Alvin Ailey American Dance Theater en Revelations.
Foto: Nan Melville


La espiritualidad del góspel y el blues, la pasión, la emoción, puestos en escena de forma maravillosa en una coreografía que recoge momentos de la vida de los habitantes de raza negra del sur de los Estados Unidos de América. Una reivindicación de los derechos de los negros y contra el racismo que emociona y entusiasma a partes iguales. La audiencia participa de la fiesta en la parte final con el famoso espiritual "Rocka my soul in the Bosom of Abraham” que se celebra con un bis y desata la euforia.

En los saludos, se ofrece a la compañía un cesto con rosas rojas que Troy Powell, acompañado por algunos bailarines va lanzando a la platea para deleite de todos y sobretodo de algunas afortunadas espectadoras.

In & Out de Jean Emile. Foto: Toti Ferrer
Alvin Ailey (Texas - 5 de Enero de 1931) falleció a causa del sida el 1 de diciembre de 1989 en Manhattan, New York, pero su legado sigue vivo y magníficamente preservado y representado, no sólo por una compañía de bailarines profesionales altamente comprometidos, sino también por una cantera que si bien no podrá integrarse en su totalidad en la compañía titular, no dudamos que seguirá entusiasmando a su audiencia dondequiera que recale.

¡Mucha suerte chicos y gracias por una noche excepcional! Y gracias Peralada una vez más por una magnífica noche de danza y un programa cuidado que además ¡incluye los elencos! Algo imprescindible a nuestro juicio que todos deberían tomar como ejemplo.