lunes, 13 de mayo de 2013

DIFFERENT SHORES - Jiří Kylián - Ballet Nacional de Noruega

Loïc le Duc
Traduccion : Carolina Masjuan



Foto : Erik Berg - Stepping Stones
Yolanda Correa / Yoël Carreno

El coreógrafo Jiří Kylián es un invitado habitual de la Ópera de Oslo. Después de "Wild Flowers", presentado durante la temporada 2011, "Differentes Shores" es el cuarto programa de ballet dedicado al mundo del coreógrafo checo. 

No es de extrañar, ya que es considerado, por unanimidad, uno de los más importantes coreógrafos actuales. Su humanismo, la universalidad de los temas presentes en sus creaciones (la relación hombre-mujer, individuo-grupo, la muerte, la ilusión ...), su gran musicalidad y su experiencia escenográfica, hacen de él el coreógrafo por excelencia. Sobre todo, porque la falta de un estilo definido, reivindicado como una firma, le permite una cierta libertad, cada obra siendo distinta de la otra, muy a menudo inspirada por la música, su universo y su estructura. 

Nada menos que tres nuevas obras entran en el repertorio del Ballet Nacional de Noruega. Mientras que la potente "Soldiers' Mass" (1980) es interpretada por 12 bailarines bajo la pieza musical de Bohuslav Martinu, la fascinante "Stepping Stones" ( 1991) es una de las pocas en las que Kylián utiliza la técnica de punta. La música de John Cage y Anton Webern acompaña la partitura coreográfica. La más reciente de las tres coreografías, "Gods and Dogs" (2008) - centésima obra del coreógrafo del Nederlands Dans Theater - explora la frontera, frágil, entre la normalidad y la locura. 

Unas funciones inolvidables que debemos agradecer a Ingrid Lorentzen, Directora de Danza de la Ópera Noruega, quien, por medio de esta programación, nos ofrece una velada totalmente estimulante. 


STEPPING STONES 

Foto : Erik Berg - Stepping Stones
Yoël Carreno / Yolanda Correa / Philip Currell
Stepping Stones, bajo piezas para piano preparado de John Cage y las "Seis bagatelas" para cuarteto de cuerdas de Anton Webern. Poco importa que esas "Stones" sean las piedras de un vado o de un camino iniciático. 

La decoración inusual, con tres gatos egipcios y pequeñas reproducciones de estatuas que llevan los ocho bailarines en la punta de sus brazos o entre sus piernas, así como los maillots, se nos muestran anecdóticos ante la constante invención de una coreografía a la vez virtuosa y atlética. 

Movimientos de caderas sabiamente dosificados en base a los síncopes de la música, un trabajo constante de rotación de brazos, una coordinación peligrosa con el minimalismo de Cage y Webern y el uso de las puntas, parecen un trabajo de relojería suiza, a la cual se pliegan, con mucho entusiasmo, los solistas Yoël Carreño, de imponente presencia, Kaloyan Boyadjiev, Philip Currell y Christine Thomassen, y los bailarines del cuerpo de baile Stine Ostvold, Ole Willy Falkhaugen y Cristiane Sa

En cuanto a la interpretación de la señorita Correa, es, simplemente, remarcable: de una gran fluidez, su cuerpo es una grácil ondulación que casa maravillosamente con el contorno sonoro le la obra. 


GODS AND DOGS 

Foto : Erik Berg - Gods and Dogs
Yolanda Correa / Gakuro Matsui

Dioses y perros es una interrogación, una charla, magistral, en la frontera, frágil, que separa la normalidad de la locura. 

Magistral puesto que sutil y habitada, sin ningún énfasis didáctico: juegos acerca de las fronteras de la escena, metáfora del ser humano, salidas de escena improvisadas... De una belleza indescriptible, Gods and Dogs, goza de efectos de luces que magnifican la cortina de fondo de escena, compuesta por cadenas de metal que participan en el movimiento de la coreografía. Este universo sorprendente y fascinante, evoluciona al ritmo de la música de Dirk Haubrich, inspirada por un cuarteto de Beethoven, que rasga el espacio e instala su pulso: para no detenerse jamás. La estética helada, enojada, desarticulada y rápida de la pieza, se basa en los mismos fundamentos que la investigación de los postmodernos como Trisha Brown y Lucinda Child. Aunque Kylián utiliza el vocabulario académico del que crispa aquí los principios y demuestra el cambio hacia la locura, por medio del estallido de la estructura de la danza. 

Foto : Erik Berg - Gods and Dogs
La gestualidad necesaria para interpretar Gods and Dogs está magníficamente servida por los bailarines del Ballet Nacional de Noruega, que no escatiman, con una precisión asombrosa, ninguna combinación posible del cuerpo, de todos los ritmos, de todos los músculos del cuerpo, incluyendo los de la cara. 

Haremos hincapié en la interpretación de Yolanda Correa quien, una vez más, pone sus aptitudes físicas y su técnica al servicio del estilo Kylián con una concentración interior tan intensa, que le permite vivir cada movimiento y proporcionar un excelente trabajo sobre el flujo de energía, en el que el equilibrio inestable es un arte. Emma Lloyd, brillante, técnicamente impecable, se rebela a su mejor nivel. 

En los hombres, Gakuro Matsui, a quien el público aplaude profusamente al final del espectáculo, está a la altura de las exigencias de una partitura coreográfica violenta y agitada que le convierte en la víctima poseída de espasmos incontrolables. 

Foto : Erik Berg - Gods and Dogs
Gakuro Matsui


SOLDIERS'MASS 

En la parte final de la velada de estas "Different Shores" figura "Soldiers' Mass". La coreografía de Kylián tiene la ambición de recrear las emociones de la música de Bohuslav Martinu. Este álbum para coro, metal, piano y percusión, fue escrito en 1939, a partir de un texto de Jiří Mucha, dedicado a la memoria de un batallón de jóvenes reclutas checos, asesinados al día siguiente de su llegada al frente, durante la Primera Guerra Mundial. 

Foto : Erik Berg - Soldiers'Mass

Doce bailarines, vestidos con estilizados trajes color caqui, vuelven la espalda a la audiencia, en una pose típica de Kylián. Bailan contra una línea de horizonte curvo y nunca dejan de bailar al unísono, siguiendo los hábitos de un regimiento. Y cuando uno de los artistas - Aarne Kristian Ruutu - rompe ese efecto de masa para interpretar un solo endiablado, es la imagen de la juventud perdida que se materializa en esa energía de desespero anunciada. Porque si la coreografía juega con esta masa anónima de doce hombres, el ojo ingenioso de Kylián para el detalle, destaca el trágico destino de cada protagonista. 

Sobre todo porque la vena teatral de Soldiers' Mass denuncia, con fuerza y tragedia, la estupidez de la guerra. Y nos ofrece pasajes particularmente conmovedores: en un momento dado, los bailarines se paran, de cara al público, y desafiantes, cantan, como los condenados, con el coro. Luego, todos, rasgan sus camisas y el torso desnudo, los brazos en cruz, se giran hacia el público al que desafían una última vez antes de desfallecer, uno tras otro, como heridos por una bala en pleno corazón. 

Foto : Erik Berg - Soldiers' Mass

Excelente reparto para esta última representación de Soldiers' Mass con una mención especial a Martin Dauchez que brilla en cada una de sus apariciones en el escenario de la Ópera de Oslo.


Oslo - Funciun de 3 de mayo 2013

Stepping Stones
Coreografia : Jiří Kylián
Musica : John Cage - Anton Webern
Escenografia : Michael Simon

Bailarines : Kaloyan Boyadjen, Yoël Carreno, Yolanda Correa, Philip Currell, Ole Willy Falkhaugen, Stine Ostvold,Cristiane Sa, Christine Thomassen 

Gods and Dogs
Coreografia : Jiří Kylián
Musica : Dirk Haubrich - Ludwig van Beethoven
Escenografia : Jiří Kylián

Bailarines : Yolanda Correa, Martin Dauchez, Emma Lloyd, Gakuro Matsui, Stine Ostvold, Aarne Kristian Ruutu, Garrett Smith, Christine Thomassen  

Soldiers' Mass
Coreografia : Jiří Kylián
Musica : Bohuslav Martinu
Escenografia : Jiří Kylián

Bailarines : Kaloyan Boyadjen, Fernando Carrion, Philip Currell, Martin Dauchez, Ole Willy Falkhaugen, Andreas Heise, Samantha Lynch, Gakuro Matsui, Tomoaki Nakanome, Aarne Kristian Ruutu, Kristian Stovind, Dirk Weyershausen

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada