miércoles, 22 de octubre de 2014

Corella Centro de Danza: El Corsario y ClassConcerto


El Corsario: Jardin Animé. Foto: Dayron Vera


El Corella Centro de Danza abrió sus puertas en la Ciudad Condal en Septiembre de 2012, cuando la compañía dirigida por Ángel Corella se estableció en Barcelona. Liderado por Carmen Corella y Dayron Vera, inmediatamente atrajo a muchos jóvenes aspirantes a bailarines venidos de toda Cataluña y del resto de España. Tras dos años de andadura, hemos tenido recientemente dos muestras de su trabajo. Y hemos de decir que nos han dejado totalmente admirados.

Carolina Masjuan

El Corsario: Sonia García, Rut Díaz y María Ramos
Foto: Dayron Vera
Los piratas del Corella Centro de Danza asaltaron Blanes el pasado Septiembre. Tras su éxito en el teatro Tívoli de Barcelona en Junio, una nueva función del ballet El Corsario, esta vez con fines benéficos, nos fue ofrecida en el teatro de la localidad de Blanes, justo donde comienza la Costa Brava, esa que, a lo largo de su historia, tantos ataques piratas padeció desde el mar. 

Por suerte estos piratas, aunque les sobrara bravura, sólo pretendían conquistar mediante lo que mejor se les da, bailar, y ciertamente nos conquistaron porque ¡cómo bailaron! Si este ballet ofrece grandes posibilidades de lucimiento a un variado elenco, dada su riqueza en papeles principales, los jóvenes alumnos de CCD no defraudaron y el numeroso público que llenaba el recinto les obsequió con constantes y numerosos aplausos. 

Dado el nivel existente, los papeles principales se repartieron en distintos elencos para cada acto. Dos Conrads: Acto I: Jaume Deulofeu; Acto II: David Bellver y dos Medoras: Acto I: Mónica Gómez; Acto II: Anna Pujol. Alí: Joel Selva, Gulnara: Emma Tarragón, Lankedem: Víctor González, Birbanto: Pau Pujol, más las preciosas odaliscas, los piratas, el magnífico Jardin Animé, las distintas variaciones, sin olvidar al simpático PacháMariano Corella tan querido por los alumnos del centro. Un ballet que entusiasmó por la calidad de la puesta en escena y el muy buen hacer de todos. 

Paso a Tres del Corsario: Anna Pujol, David Bellver y Joel Selva
Foto: Dayron Vera

Pero evidentemente la magnificencia vino dada por el famoso paso a tres de Medora, Conrad y Alí, en este caso Anna Pujol, David Bellver y Joel Selva. Si el público ya estaba totalmente conquistado, al acabar su intervención el teatro se venía abajo. Faltaba aún la delicada parte final con el Jardin Animé. Preciosas las pequeñas con sus tutús adornados con flores, muy buena colocación por parte de todas y magnífico colofón para un precioso ballet en el que tan admirado e insuperable ha estado Ángel Corella como Alí.

Mónica Gómez Medora con el Pachá, Mariano Corella
Foto: Dayron Vera
Y a esa demostración, le está siguiendo la que antes de cada actuación de la tournée del espectáculo A+A realizan algunos de los más talentosos alumnos de la escuela con una muestra del Ballet Class Concert. 

El ballet debe en gran parte sus cuatrocientos años de existencia a diversas dinastías y entre éstas no hay que olvidar a la de los Messerer, una familia cuyas vidas se dedicaron totalmente al ballet durante casi un siglo. Londres fue la afortunada ciudad en la que Mikhail Messerer se estableció y en la que consiguió que se representara de nuevo en 1960 el ballet Class Concert. 

Los antecedentes de esta pieza se remontan, como mínimo, al año 1848 cuando Bournonville creó Le Conservatoire. Muchas veces comparado con el ballet Etudes de Harold Lander que fue creado cien años más tarde, este ballet se desarrolla como una clase, empezando los bailarines a la barra, para después ocupar el centro e ir desarrollando el vocabulario clásico de pasos, saltos, giros, etc... cada vez más dificultosos pero siempre velando a mantener la pureza de líneas que debe distinguir al bailarín clásico.  La concentración debe ponerse en la precisión y limpieza del trabajo de piernas, en la postura, en la ligereza del torso y la parte superior del cuerpo, en la gesticulación, cuidando especialmente los ports de bras y la colocación de la cabeza. El virtuosismo nunca debe conseguirse a costa de perder las líneas, la elegancia. 

Las pequeñas odaliscas y los mini Lankedem.
Foto: Dayron Vera
Como Serenade de Balanchine, fue un ballet concebido en principio para escuelas pero que las compañías rápidamente incorporaron a sus repertorios. Por ejemplo el Bolshoi, que a pesar de no haberlo representado durante el largo periodo en el que permaneció bajo la dirección de Grigorovich, sí que hizo una excepción cuando se bailó en una versión reducida que Asaf Messerer creó para la gala de su 80avo aniversario en 1982 y que fue bailada por bailarines de la gran compañía rusa en giras por el extranjero, soobretodo por Maia Plisetskaya, sobrina de Messerer. 

Christopher Weeldon, Darcy Bussell o Edward Watson del Royal Ballet lo han bailado. También Vladimir Vassiliev, Ekaterina Maximova y Carla Fracci lo apreciaron y existe la leyenda de numerosos retos acerca de quien hacía más y mejores battements. 

Los jóvenes bailarines normalmente desean bailarlo ya que les permite apreciar su progreso y aumentar su reputación. Cuando el Bolshoi lo repone son muchos los que renuncian a su tiempo libre para poder participar en los ensayos. 

Gulnara Emma Tarragón y Lankedem Víctor González
Foto: Dayron Vera

Pues bien, éste ha sido el ballet escogido por Carmen Corella y Dayron Vera para presentar el trabajo de su escuela en la gira que 24 de sus mejores alumnos, están haciendo por toda Cataluña y varias ciudades del resto España, aprovechando la programación del espectáculo "A+A" y que finalizará en los Teatros del Canal de Madrid, dónde Ángel se despedirá como bailarín para volver a Philadelphia, ciudad en la que está asentado como director del Pennsylvania Ballet. 

Adriana Calvo, Airi Fatjó y Laia Ruiz en Class Concert.
Foto: Josep Guindo Soldevila
Se trata de una versión reducida pero que permite apreciar tanto lo que da de sí este ballet como, sobretodo, poder valorar justamente el impecable trabajo y el inmenso futuro de estos jóvenes aspirantes a bailarines profesionales. ¡Tan jóvenes y ya de gira nada más y nada menos que con Ángel Corella y su selecto grupo de artistas! sin olvidar al carismático violinista Ara Malikian y los músicos de su Orquesta en el Tejado (crónica de "A+A" en Ballet y más aquí) 

Es un magnífico preámbulo de espectáculo que el público celebra encantado. Al abrirse el telón, perfectamente colocadas a la barra, las pequeñas de blanco, espectacular cantera, van calentando mientras aparece una deliciosa pequeña bailarina que, con una seriedad de profesional, ejecuta diversos pasos y pone una nota de humor en una entrañable escena en la que, al no ser suficientemente considerada por las experimentadas "mayores" éstas no la dejan hacer la barra con ellas, alejándose compungida. El ballet es muy, muy, exigente tendrá que ir avanzando, año tras año, con mucho esfuerzo y dedicación para ir mejorando y alcanzar nuevos retos.
 


Class Concert. Foto: Josep Guindo Soldevila
Tanto las niñas de blanco, como el grupo mixto de gris, ya más mayores, algunos a punto de emprender aventuras internacionales, embelesan a un público admirado por lo conseguido en los dos años de andadura del Corella Centro de Danza. ¡Qué gran suerte que por lo menos la escuela permanezca en nuestro país! 

Los lazos con Ángel Corella que vendrá a dar clases magistrales, son un atractivo más ya que probablemente permitirán interesantes intercambios con la escuela del Ballet de Pennsylvandia, pudiendo beneficiarse ambos centros de desarrollar nuevas técnicas y ampliar su abanico de estilos. 

Esto no ha hecho más que empezar, a pesar de tantas trabas para el ballet, aunque de momento no tengamos compañía ni parezca que haya sensibilidad alguna para crearla, el talento continúa existiendo, creciendo y mostrándose y la afición, tanto de alumnos como de público, se mantiene viva, así que auguramos grandes momentos para poder disfrutarlo, sí, también en Barcelona.


Class Concert. Carlota/Andrea, Alba/Emma/María/Victoria,
Adriana/Airi/Laia y la pequeña Clöe Suari.
Foto: Josep Guindo Soldevila


Alba Semper. Class Concert.
Foto: Josep Guindo Soldevila

Class Concert. Anna Pujol, Sonia García.
Foto: Josep Guindo Soldevila

Jaume Deulofeu Conrad y Pau Pujol Birbanto.
Foto: Dayron Vera


Pau Pujol Birbanto y Paula Losada con el resto de Piratas: David Bellver, Ruslan Izquierdo,
Paula Espinal, Anna Font, Paula Losada, Teodora Martínez, Anna Migó, Cristina Migó
Clara Mora, Joana Peralta, Claudia Perona y Clara Roura.
Foto: Dayron Vera

Grupo mayores Class Concert
Foto: Dayron Vera

Grupo pequeños Class Concert
Foto: Dayron Vera







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada