domingo, 26 de julio de 2015

El Ballet de Hamburgo en La Fenice (Venecia)

Kiran West y ensemble del Hamburg Ballet.
Foto: Michele Crosera

El Teatro la Fenice de Venecia siempre cuenta en su programación con buenos espectáculos de danza trayendo como invitadas a las mejores compañías. En nuestra visita a la mítica ciudad italiana, tuvimos la oportunidad de disfrutar del Ballet de Hamburgo con  “La Tercera Sinfonía de Gustav Mahler”, una coreografía de su director, John Neumeier, estrenada en 1975.

Carolina Masjuan

Fundado en 1792, el Teatro La Fenice fue en el siglo XIX el lugar de numerosos estrenos mundiales de obras de Rossini, Bellini, Donizetti Verdi. Más recientemente dio una gran atención a la música contemporánea, con estrenos mundiales de Stravinsky, Britten Prokofiev.

Interior de La Fenice. Foto: Michele Crosera
La sala, propiedad de la ciudad de Venecia, está a cargo de la Fundación Teatro La Fenice, una corporación privada que incluye entre sus miembros al Estado italiano, la Región de Veneto, el Ayuntamiento de Venecia y patrocinio privado. Con una capacidad de mil asientos, excelente acústica (mejorada aún más después de la reciente reconstrucción tras el devastador incendio de 1996), cuenta con orquesta y un coro estable. 

No tiene compañía de ballet pero su programación siempre incluye grandes y reputadas compañías internacionales. Además, justo tras estas representaciones del Ballet de Hamburgo, el teatro cierra su programación con una gala de danza a la que están invitados jóvenes talentos de las más prestigiosas escuelas del mundo: Vaganova, Ballet de Cuba, HET National Ballet, American Ballet,… e incluyendo una nutrida representación del Real Conservatorio Professional de Dansa "Mariaemma" de Madrid.

Por su parte, la Hamburg Goosemarket Opera, fundada en 1678, significó el inicio de la tradición en ballet en Hamburgo pero no fue hasta que el teatro municipal tuvo una compañía propia, que el público de la ciudad alemana pudo disfrutar de los ballets de repertorio que fueron bailados por artistas invitadas excepcionales tales como Marie Taglioni, Lucille Grahn, Fanny Cerrito o Fanny Elssler (que residió en Hamburgo durante dos años hasta su retirada de los escenarios). A ellas siguió Katti Lanner, coreógrafa prolífica que fue directora en Hamburgo durante las décadas de 1850 y 1860.

Después de un periodo irrelevante para el ballet, la compañía creció y se desarrolló con el nombramiento de Rolf Liebermann como Director General de la Hamburg State Opera in 1959. A él se debe la creación de una compañía de ballet capaz entre otros hitos, de bailar, por ejemplo, los ballets de Balanchine. De hecho, el Hamburg State Opera Ballet fue la primera compañía europea con un sólido repertorio de Balanchine.

Ensemble. Foto: Michele Crosera
Con el nombramiento del coreógrafo americano John Neumeier como director del ballet en 1973, la compañía multiplicó sus actuaciones, adquirió un amplio y variado repertorio de ballets clásicos y contemporáneos, consiguió otros espacios para la danza fuera del marco del propio teatro de ópera y amplió considerablemente su escuela de ballet.  Hoy el Hamburg Ballet posee un carácter propio reconocido internacionalmente, gracias a la orientación dramática del sentir estético de John Neumeier.

Este amor por lo dramático y lo original de Neumeier se percibe claramente en su forma de re-interpretar los clásicos, como por ejemplo su Lago de los Cisnes situado en la corte del “Rey Loco”, Luis II de Baviera, o su Bella Durmiente, soñada por un príncipe en tejanos. La visión panorámica de su ciclo sobre Mahler y la reunión temática de sus ballets en los programas mixtos, son también un reflejo de su original visión. Además de los ballets de Neumeier: "La Pasión según San Mateo", "Romeo y Julieta", "Hamlet", "Othello, "La Sirenita", “Muerte en Venecia”, “La Dama de las Camelias” o "Liliom", también cuenta la compañía con obras de John Cranko, Balanchine, Mats Ek (quien creó su moderna "Bella Durmiente" para la compañía en 1996) y otros.

En 1989 la Hamburg State Opera abrió el Ballettzentrum Hamburg – John Neumeier, un complejo que aloja varios estudios para el uso de la compañía y la escuela. Con esta sólida base, el Ballet de Hamburgo continúa creciendo.

A mediados de Julio, la compañía actuaba en Venecia programada por el hermoso teatro La Fenice. Desplazados a la mítica ciudad italiana, pudimos disfrutar del ballet “La Tercera Sinfonía de Gustav Mahler”, una coreografía de John Neumeier estrenada hace cuarenta años en Hamburgo.

Silvia Azzoni y Alexandre Riabko
Foto: Michele Crosera
John Neumeier siente debilidad por Gustav Mahler habiendo coreografiado nueve ballets sobre el músico austríaco y siendo la obra cumbre dentro de esta serie, el ballet que ahora nos ocupa. La “Tercera Sinfonía“ se gestó en 1974 cuando el Ballet de Stuttgart le pidió a Neumeier una pieza en memoria de John Cranko. Neumeier creó primero un paso a tres que fue interpretado por Marcia Haydée, Richard Cragun Egon Madsen, titulado “Nacht” (Noche), siendo el rol creado por Marcia Haydée el de la “Mujer”, la cual sostiene a los hombres. Un año más tarde se estrenó en Hamburgo el ballet completo.

Casualmente, Maurice Béjart, también amante de la música de Mahler, estaba trabajando en un ballet con esa misma sinfonía que estrenó en 1974: “Ce que l’amour me dit”, sobre los tres últimos movimientos e inspirada en Nietzche.

Mucho tiempo después del estreno, el propio John Neumeier contestó espontáneamente a la pregunta sobre el significado de su ballet, al cual -aunque como la música de Mahler no fue creado en base a un libreto siendo la propia música el tema- el coreógrafo sí le otorgó un significado en base a su percepción e inspiración, que detallamos en cursiva.

Primer movimiento Ayer
“And all our yesterdays have lighted fools / The way to dusty death” – William ShakespeareMacbeth.

El ballet empieza en silencio,  con naturaleza muerta, ¿piedras? ¿árboles? La vibración de la tierra sacude la naturaleza y le da forma, vida. El hombre, ligado fuertemente a la tierra, percibe claramente muestras de hostilidad. Destrucción latente, el camino hacia la guerra y la violencia es irrefrenable. Pero el hombre no es solo un animal, posee un alma. La figura central, ese bailarín sólo, percibe fuerzas contrarias dentro de sí, empieza un viaje experimental.

La guerra, este primer movimiento Ayer está interpretado sólo por hombres. El bailarín hombre, está siempre muy presente en las coreografías de John Neumeier. Alexandre Riabko, es el hombre sólo frente a las circunstancias y a los casi veinte bailarines que intervienen en este primer cuadro. El resultado es magnífico y la comunión con la música de Mahler, total. Los movimientos tienen un aura muy Béjartiana pero cabe preguntarse, siendo como es que el ballet tiene ya cuarenta años, si Neumeier bebió de la fuente de Béjart o si su propia concepción del neoclasicismo le llevó hacia allí. En todo caso, habiendo visto más Béjart que Neumeier, inmediatamente una piensa en él, sobretodo en esos movimientos de piernas y pies. Los portés entre hombres son espectaculares y los dibujos corales de una belleza embriagadora. El estilo es propio y aquí, al contrario que en esa “Muerte en Venecia” de tan grato recuerdo en el Liceu hace ya unos años, hay mucha danza, todo es danza, y sentimiento, expresión, aunque menos teatralidad.

Ensemble. Foto: Michele Crosera

Segundo movimiento Verano
Flores en un campo de guerra. Su hermosura conmueve al Hombre. Ellas inspiran su sueño aunque permanecen distantes. La belleza de las flores puede tocar sus emociones, pero no puede satisfacer el deseo físico.

Si antes eran chicos, ahora evidentemente son las bailarinas quienes como flores aparecen en escena, descubriendo la vida. Neumeier puro, muy refinado, también algo complicado, aquí quizás ha bebido de las fuentes de McMillan, según nos contó el bailarín catalán Aleix Martínez (en breve publicaremos la entrevista que nos concedió) el propio Neumeier ha comentado en más de una ocasión que tanto Béjart como el teatral coreógrafo inglés han sido fuentes de inspiración para él.

Tercer movimiento Otoño
La gente. Fragmentos de relaciones amorosas, calor humano durante la fría estación del adiós. Deseo de nuevos despertares, de un contacto. Los fantasmas de los amantes partiendo constantemente, introducen el tema de la muerte.

Chicos y chicas, hermosos pasos a dos, Aleix Martínez y Yuka Oishi entre ellos, nos transmiten todos los sentimientos que el coreógrafo ha asociado a este movimiento. Es realmente una gozada disfrutar de una compañía tan sumamente compenetrada, tan íntimamente consciente de formar parte de un grupo especial llamado a dar forma al sentir de uno de los mejores coreógrafos de nuestro tiempo. Aquí hay mucho de lírico, dulzura, sutileza, sensualidad....

Cuarto movimiento La noche
Recuperándose de la experiencia de la muerte, se consigue seguir avanzando – se sostienen uno al otro.

Dedicado a la memoria de John Cranko y su compañía y estrenado en Sttutgart en Julio de 1974 con Marcia Haydée, Richard Cragun Egon Madsen.

Ensemble. Foto: Michele Crosera
En Venecia fueron Hélène Bouchet, Alexandre Riabko y el bailarín armenio Karen Azatyan, los encargados de dar forma a este maravilloso paso a tres. Otro momento álgido del ballet si es que hubiera alguno que lo fuera, porque la verdad es que toda la obra nos emocionaba constantemente y nos seducía cada vez más. Complicados portés que a pesar de serlo no restaban un ápice a la calidad de interpretación y capacidad de trascender.

Quinto movimiento, el ángel.
La pureza de un niño habla -como un ángel moviéndose con poder transparente- directo y esperanzado. Esta canción es una obertura hacia el último movimiento de la sinfonía.

Es el momento en que la sinfonía incorpora los coros de mujeres y niños. Silvia Azzoni evoluciona en escena grácil y etérea, si ya estábamos completamente seducidos, ella nos acaba de emocionar y nos conduce hacia el movimiento final que pondrá fin a las dos horas de duración del ballet.

Sexto y último movimento Lo que el amor me dice
El gupo se encuentra, se toca, se abraza desesperadamente. El deseo de conectar curva sus cuerpos. Los breves encuentros se derrumban constantemente. Tocada por el ángel del quinto movimiento, la figura central experimenta una intensa pero fugaz relación. Aunque su encuentro es efímero, el espíritu del amor puro colorea su mundo. El camino hacia el amor es su último viaje.

Dos horas sin intermedio y parece que acabamos de ocupar nuestras butacas. Si la ciudad de Venecia toca la fibra más profunda de nuestro corazón con su belleza impactante, el ballet de John Neumeier y la interpretación de los bailarines del Ballet de Hamburgo sacuden nuestra alma con mil emociones. La música de Mahler, entendida por este prolífico creador, nos ha subyugado totalmente. Con unos recursos imaginativos que no parecen tener fin, Neumeier continúa creando figuras de grupo de gran belleza. El final, con el hombre resignado mirando como la mujer se aleja irremediablemente, nos deja clavados hasta que se aleja también la última nota... entonces la salva de aplausos estalla y volviendo al mundo real no podemos más que vitorear a todo el cuadro artístico de una magnífica compañía de autor.

Silvia Azzoni y Alexandre Riabko.
Foto: Michele Crosera
Enlace a una breve sinopsis

Ficha Técnica

Terza sinfonia di Gustav Mahler
balletto in sei movimenti, coreografia di John Neumeier, musica di Gustav Mahler, prima rappresentazione assoluta, Amburgo, Staatsoper, 14 giugno 1975.

Musica |
 Gustav Mahler 
Coreografia, Costumi, Luci | John Neumeier

I. Yesterday
...And all our yesterday’s have lighted fools the way to dusty death.” William Shakespeare, “Macbeth”

Alexandre Riabko, Karen Azatyan, Kiran West / Konstantin Tselikov (16th July) Alexandr Trusch, Edvin Revazov, Christopher Evans, 
Braulio Álvarez, Emanuel Amuchástegui, Silvano Ballone, Zachary Clark, Orkan Dann, Graeme Fuhrman, Marc Jubete, Aljoscha Lenz (16th July), Marcelino Libao,Aleix Martínez, Matias Oberlin, Sasha Riva, Dale Rhodes, Thomas Stuhrmann, Luca-Andrea Tessarini, Konstantin Tselikov (15th, 17th July), Lizhong Wang, Eliot Worrell

II. Summer
Carolina Agüero / Mayo Arii (16th July), Christopher Evans, Leslie Heylmann, Alexandr Trusch, Kristína Borbélyová, Sara Coffield, Futaba Ishizaki, Aurore Lissitzky, Ekaterina Mamrenko, Emilie Mazoń, Hayley Page, Yun-Su Park, Miljana Vračarić

III. Autumn
Anna Laudere, Edvin Revazov, Lucia Ríos, Braulio Álvarez, Xue Lin, Silvano Ballone, Priscilla Tselikova, Winnie Dias, Thomas Stuhrmann, Yuka Oishi, Aleix Martínez, Emilie Mazoń, Marcelino Libao Kristína Borbélyová, Sara Coffield, Yaiza Coll, Futaba Ishizaki, Aurore Lissitzky, Ekaterina Mamrenko, Hayley Page, Madoka Sugai Emanuel Amuchástegui, Zachary Clark, Orkan Dann, Marc Jubete, Aljoscha Lenz, Sasha Riva, Lizhong Wang, Eliot Worrell

IV. Night
This movement is dedicated to John Cranko and his companyand was premiered in Stuttgart, July 1974 with Marcia Haydée, Richard Cragun and Egon Madsen.

Hélène Bouchet, Alexandre Riabko, Karen Azatyan

V. Angel
Silvia Azzoni

VI. What Love Tells Me
Silvia Azzoni, Alexandre Riabko and the whole company

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada