miércoles, 15 de julio de 2015

El Béjart Ballet Lausanne abre el Festival Castell de Peralada 2015

Bólero por el BBL. Foto: Miquel González

Este año el prestigioso festival ampurdanés ha querido inaugurar con danza, una disciplina que tiene siempre un importante peso en la programación del festival, y lo ha hecho con el Béjart Ballet Lausanne que ya ha actuado en varias ocasiones en el precioso marco de los jardines del castillo.

Cristina Ribé

Siempre es gratificante asistir a una representación del  Béjart Ballet Lausanne, un valor seguro. Los bailarines poseen una técnica depurada y las piezas del gran coreógrafo son conocidas y muy valoradas por todos los amantes de la danza.

Histoire d'eux. Elisabeth Ros y Julien Favreaux
Foto: Miquel González
Desde el fallecimiento de Maurice Béjart en 2007, Gil Román, bailarín y coreógrafo con más de 40 años de experiencia y más de 30 actuando en los ballets más famosos de Béjart, tomó las riendas de la compañía.

No ha sido fácil ocupar el lugar del maestro. Su personalidad era fuerte y emblemática. La personalidad de un genio indiscutible. Pero el actual director artístico ha sabido conjuntar el legado de su antecesor con la aportación de nuevas y transgresoras coreografías que dan un aire más moderno y diferente al repertorio propio de la compañía. Preservar los magníficos trabajos de Béjart, únicos y excepcionales es tema obligado en la mente abierta de Gil Roman.

En Peralada la compañía presentó un programa mixto durante dos jornadas, siendo éstas las de la inauguración del Festival. No es casualidad el hecho de que se iniciara con Danza, los organizadores quieren dar valor  a esta disciplina y ésta es una buena prueba de ello.

La velada del día 11 se inició con las Danzas Griegas, pieza mítica de Béjart. Los bailarines gozan en escena sus ejecuciones y se desplazan rompiendo la rigidez de la danza clásica para entrar en otras manifestaciones culturales del  lenguaje corporal , las raíces griegas. La audiencia puede sentir a través de sus movimientos y de la bella música de Mikis Theodorakis el mar el sol, la luz, la naturaleza.

En la segunda pieza, Baktti III, con música tradicional india y muy técnica, Marsha Rodríguez  Fabrice Gallarrague estuvieron precisos, exactos, absolutamente compenetrados, sencillamente perfectos en esta obra genial  de Béjart.

Impromptu pour Peralada.
Foto: Miquel González
Seguidamente, Gil  Roman nos presentó su personal homenaje al Festival que por tercera vez  en su historia, acoge a esta compañía  y que , según sus propias palabras, “permite mostrar nuestro trabajo, algo que cada vez es más difícil en un contexto de crisis como el actual”.  Impromptu pour Peralada , estreno absoluto, permite al público descubrir entre otras cosas, el cambio que ha hecho la compañía, ahora  con un mayor equilibrio entre hombres y mujeres.

La quinta pieza, Histoire d´Eux pertenece al coreógrafo Tony Fabre, fallecido en Madrid en 2013, muy vinculado a la Compañía Nacional de Danza (Madrid), al Institut del Teatre de Barcelona , a Nacho Duato y al Béjart Ballet del que fue bailarín durante varios años. Historia intimista, sutil, desarrollada por una Elisabet Ros y  Julien Favreau  muy compenetrados y con una gran complicidad.

Como broche final, el mítico Boléro de Ravel. La catalana Elisabet Ros estrella del Béjart Ballet desde hace muchos años, en el rol de La Melodía está absolutamente fantástica. A medida que la música va “in crescendo” se fusiona con ella formando un todo compacto que crece en fuerza e intensidad. Esta magnífica bailarina nos hace vibrar junto a los muchachos que, representando El Ritmo , lentamente, poco a poco, se unen a la fiesta con movimientos sensuales, profundos y a la vez potentes, llenos de vida.

Bolero. Elisabeth Ros y los bailarines del BBL.
Foto: Miquel González
Fuerza, técnica, disciplina e inspiración. Tradición y vanguardia. Béjart Ballet Lausanne.


La compañía llega a Peralada tras las titánicas representaciones en Tokio, Lausanne y Montecarlo de la Novena Sinfonía de Beethoven. Cincuenta años tras su creación, la Novena Sinfonía de Beethoven, coreografiada por Maurice Béjart, se ha puesto en escena reuniendo a 250 artistas entre músicos y bailarines: las compañías Ballet de Tokio y Béjart Ballet Lausanne al completo, más 20 bailarines africanos. En noviembre de 2014, este proyecto tuvo su re-estreno mundial en Tokio con la Orquesta nacional de Israel dirigida por Zubin Mehta más coro y cantantes solistas de prestigio. También se ha podido ver en Lausanne y Mónaco. Con un enorme esfuerzo tanto de producción como de mecenazgo, se han tardado tres años en poner en pie la resurrección de esta pieza que se estrenara en el Cirque Royal de Bruselas el 27 de octubre de 1964. Gil Roman actúa como narrador de dos textos poéticos de Nietzsche, que lee en escena acompañado por música de percusión. De este macro espectáculo, Arantxa Aguirre, creadora de varios documentales culturales de culto, entre ellos el galardonado “El Esfuerzo y el Ánimo” también sobre el Béjart Ballet Lausanne, está preparando un documental que sus seguidores esperamos con impaciencia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada