miércoles, 15 de marzo de 2017

Terrassa – Ivan Vasilev y estrellas del ballet ruso

Ivan Vasiliev y Oxana Bondareva en el Paso a dos de Don Quijote.
Foto: Josep Guindo

Para su propuesta de danza del mes de Marzo, el Centre Cultural de Terrassa nos ha ofrecido una Gala dirigida por la gran estrella rusa Ivan Vasiliev. Rodeado por una selección de bailarines de las mejores compañías rusas, como el Bolchoi o el Mariinsky, así como una pareja del Ballet Nacional de Polonia, el célebre bailarín ha aprovechado la ocasión para el estreno mundial de su pieza Amadeus, con la música del Andante del concierto para piano nº21 de Mozart, tocado en directo por Albert Guinovart.

Carolina Masjuan

Ivan Vasiliev es un auténtico mito y es sobradamente conocido por el público catalán gracias a sus actuaciones en diversas galas o con el ABT y su Don Quijote en el año 2012 en el Liceu, así como por algún sonado desplante, tal vez involuntario. Así pues, las entradas estaban agotadas desde hacía semanas y se respiraba un ambiente de gran expectación en el querido auditorio de Terrassa, lugar de referencia para la danza no solo en Cataluña sino en toda España. 

Diana Kosireva y Alejandro Smolyaninov en Flammes
de París. Foto: Josep Guindo
Ivan Vasiliev era el reclamo y la estrella indiscutible, sí, pero se mostró generoso y trajo un elenco de alto nivel cuya participación fue equilibrada, con las mismas intervenciones cada pareja de bailarines en cada una de las dos partes en las que se dividió el espectáculo.

Ivan se reservó el cierre de cada una y para concluir la primera, presentó en estreno mundial su pieza « Amadeus » con la música del Andante del concierto para piano nº21 de Mozart, tocado en directo por Albert Guinovart. 

Una obra que quiso hacer fresca, con un guiño al film de Milos Forman, pero que francamente adolece de sentido y musicalidad. Sí, él es simpático y tiene mucho carisma y su partenaire, Ocsana Bondareva, es una bailarina de gran calidad, pero la coreografía es vacía, nada interesante. 

Y es una lástima que esa preciosa música, tan sabiamente coreografiada anteriormente, como por ejemplo en el caso de Petite Mort de Jiri Kylian, sea utilizada de forma tan poco agradecida. El sentimiento de decepción que flotaba en el ambiente durante el entreacto era muy evidente. La participación de Ivan no había respondido para nada a las expectativas, a pesar de contar con el Maestro Ginovart interpretando la música en directo, lo cual siempre se agradece. 

Ivan Vasiliev y Ocxana Bondareva en Amadeus.
Foto: Josep Guindo
Además de Amadeus, la primera parte del programa incluyó pasos a dos de ballets como La Bella Durmiente, bailada por Chinara Alizadeh (primera bailarina del Bolshoi y del Ballet Nacional de Polonia) y Vladimir Yaroshenko (Primer Bailarín del Ballet Nacional de Polonia). El Corsario con María Mishina y Andrei Bolotin (Solistas del Bolshoi). 

El pas de deux de Palitra Zhizni desconocida para nosotros y que estuvimos encantados de descubrir porque es una belleza, con música de Federico Chopin y coreografía de Elena Limeshevskaia, sublimemente bailado por Anna Scherbajova y Dmitri Kotermin (Primeros bailarines del Rusian State Ballet) y las Flammes de Paris bailado con hermosa técnica y brillante brío por Diana Kosireva y Alejandro Smolyaninov (Bailarines Principales del Bolshoi).

Abrió el segundo acto, el paso a dos del Cisne Negro, bailado por Anna Scherbajova y Dmitri Kotermin que resultaron ser los bailarines más elegantes de la noche, un verdadero príncipe él, con magníficas elevaciones y sobre todo recepciones perfectas y con gran seguridad. La Sylphide por Maria Mishina y Andrei Bolotin, ligera y delicada ella y hermoso trabajo de pies él. El adagio de La Bayadère por Diana Kosireva y Alexander Smolyaninov. 

El ballet neoclásico La tempestad, coreografía de Krzysztof Pastor y música de Henry Purcell y bailado por Chinara Alizadeh y Vladimir Yaroshenko y, por último, los fuegos artificiales que siempre están asegurados por Vasiliev cuando ataca el papel de Basilio. 

Anna Scherbajova y Dimitri Kotermin en Palitra Zhizni.
Foto: Josep Guindo

Ahí nada que objetar, el impresionante bailarín ruso nos ofreció lo que se esperaba de él, aunque un poco más contenido que en otras ocasiones, pero siempre espectacular, con esos saltos inimaginables, sus giros rápidos y con buena química con Oxana Bondareva, con muy buenos portés y equilibrios que desataron el entusiasmo del público.

El fin de fiesta, con todos los bailarines uniéndose a las dos estrellas, o mejor dicho, a la verdadera estrella, el gran Ivan Vasilev, brindándonos cortas pero virtuosas intervenciones de danza, fue el magnífico colofón a una gala que a pesar de la pequeña decepción que supuso Amadeus, fue una auténtica delicia para los muchos balletómanos que en Terrassa pueden satisfacer su sed de ballet.

Todos los bailarines participantes, al final del espectáculo.
Foto: Josep Guindo




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada